miércoles, 20 de agosto de 2014

Festival de enlaces #7



No se a vosotros, pero a mi el verano se me está pasando a una velocidad de vértigo. Además este año mis vacaciones han sido bastante cortas, y entre estar haciendo turismo por ahí y una cosa y otra, no me ha dado tiempo de descansar mucho. Aunque sí que me ha llegado para pajarear un poco en internet y descubrir algunas cosas interesantes online.

  • Con eso de que es verano (aunque a veces no lo parezca) a una le vienen las ganas de comer helados. Si no os motivan los de siempre o queréis probar una opción más sana, hacerlos en casa es muy fácil.

  • Si en verano os da por cocinar y queréis sorprender a familiares y amigos con ricas comidas exóticas, podéis encontraros con que os faltan ingredientes que sean un poco especiales. Si vivís en Barcelona, aquí tenéis un listado muy útil con todas las tiendas de comida internacional dónde encontraréis cualquier ingrediente, especia o alimento que os haga falta.
  • Los autocorrectores de los smartphones son terribles. Sólo hay que ver los desastres que generan, que son muy graciosos... hasta que te pasan a ti.

miércoles, 6 de agosto de 2014

Mini banco de pruebas: Benefit y Calvin Klein

Últimamente las marcas van bastante desesperadas por vender, así que en sitios como El Corte Inglés están llenos de espacios de prueba para convencerte de comprar un producto.

Los dos últimos que me he encontrado han sido por un lado en Benefit, con el lanzamiento de su eyeliner y por otro Calvin Klein, que andaban promocionando su máscara de pestañas.

Lo cierto es que el eyeliner de Benefit me sorprendió. Yo soy tremendamente torpe con los delineadores, siempre se me hacen muy difíciles de usar y especialmente de que me queden los dos ojos iguales, y la verdad es que este no da problemas. Y es súper fijo, llevándolo varias horas ni se movió y para quitarlo me hizo falta un bifásico.

Foto original de Benefit

El único motivo por el que aún no me lo he comprado es el precio, es un buen producto pero casi 30€ por un eyeliner se me hace un poco caro. De todos modos, si estáis pensando en alguna opción de alta gama para torpes, este es ideal.

Si queréis leer algunas opiniones más sobre el eyeliner de Benefit os recomiendo estas:

Otra cosa que he probado recientemente ha sido la máscara de pestañas de Calvin Klein "CK One color". Tiene un cepillo especial que alarga las pestañas y lo habitual, las deja más bonitas.

Foto de Elcorteingles.es

No es que esté mal, pero tampoco me pareció nada del otro mundo y teniendo en cuenta que no es precisamente barata, cuesta 19€, creo que es prescindible.

Hay que decir que era también bastante fija y no provocaba efecto “oso panda” así que al menos, eso es un punto a su favor.

En el proceso de probar la máscara, me enseñaron también el corrector de ojeras. No me convenció en absoluto y más que atenuar las ojeras, parecía que las amplificaba.


Aunque por ahí hay buenas opiniones de la línea de maquillaje de CK, a mí no me han terminado de caer en gracia. Si queréis otra opinión también podéis echar un ojo a este post de Envueltaencrema.

¿Habéis probado alguno de estos dos productos? ¿Os han gustado?

jueves, 31 de julio de 2014

Maravillada con los esmaltes de Sinful Colors

Como ya he comentado anteriormente, los pintauñas no me duran, Incluso opciones que se supone que son de larga duración como el Vinylux, al segundo o tercer día empiezan a saltar un poco. Y esmaltes normales, a los dos días me los tengo que quitar.

Compré un par de esmaltes de Sinful Colors en la perfumería Primor que hay en el Maremagnum (en Barcelona) porque estaban bien de precio y en ese momento había una oferta de 3x2 en varias marcas, pero no esperaba mucho de ellos.

El otro día tenía a mano el tono Pink Creme y decidí probarlo, utilicé primero una capa de un esmalte transparente de Catrice y luego dos capas del Pink Creme. Lo cierto es que con una capa queda ya bastante opaco, pero siempre es más bonito el resultado con dos.


La textura es muy buena y se aplica fácilmente sin dejar marcas, la uña queda uniforme y opaca. Y me sorprendió que secara bastante rápido; no os puedo dar un cálculo exacto pero en menos de diez minutos ya estaba haciendo cosas sin que el esmalte sufriera.

El tono Pink Creme es muy bonito, un fucsia con destellos dorados que sorprende porque según la luz se ve de una forma u otra. En casa, con luz artificial se veía de un tono fucsia mientras que en la calle con sol, parecía neón.

Y ahora viene mi sorpresa; la duración. Iban pasando los días y las uñas seguían perfectas, tanto de brillo como de picadas o desconchados en el esmalte. Me duró en estado casi perfecto de domingo a jueves y hasta el sábado seguía estando bastante bien, empezó a dañarse pero si no te fijabas, no te dabas cuenta.

Uñas al cuarto día de aplicar el esmalte

Pensé que al durar tanto iba a ser un horror quitarlo, pero tengo que decir que es uno de los esmaltes que más fácilmente he retirado en mucho tiempo. No quedan ni tan solo restos de purpurina dorada, se elimina perfectamente y las uñas quedan perfectas.

En resumen, me parecen una compra espectacular, súper bien de precio, con colores muy bonitos y además son 3-Free (sin formol, tolueno ni DBP).

Los precios (según la tienda) son entre 2 y 4 euros. Desde luego, viendo su precio y duración, los próximos colores que compre, van a ser de esta marca.

lunes, 16 de junio de 2014

Cambio de look en el blog

Después de bastante tiempo con el mismo fondo, banner y colores toca (aprovechando el cambio de estación) renovar un poco el blog.

De momento los cambios son sólo estéticos, pero me gustaría hacer algunas modificaciones de estructura también, espero tener tiempo durante el verano para ello.

Y eso es todo.

lunes, 9 de junio de 2014

Probando Vinylux en BlendStudio

La semana pasada me reenviaron una newsletter de una tienda llamada Blendstudio dónde ofrecían una manicura exprés gratis para probar los esmaltes Vinylux, y decidí aprovechar la promoción (el precio habitual de este servcio son 23€).

Para empezar, Blendstudio es una tienda de cosmética que trabaja con marcas poco conocidas en España y algunas que se podrían considerar cosmética nicho. Además ofrecen servicios de estética, desde depilaciones a manicuras pasando por servicios de maquillaje o tratamientos de cabina.

Por otra parte, los esmaltes Vinylux son una invención de CND, la misma gente que desarrolló el Shellac, pero tienen una particularidad; se supone que duran una semana intactos, con la ventaja añadida que no requiere tantos pasos como el Shellac (no es necesario usar la lampara UV) y que se lo puede quitar una misma en casa con un quitaesmalte normal. Y estropea menos las uñas que el Shellac.

Lo cierto es que siendo una prueba gratuíta pensaba que sería probar el esmalte y poco más, pero consistía en una manicura express completa (incluye limpiado de cutículas, limado, hidratación de manos y finalmente el esmalte).


Vinylux es un sistema de dos pasos; en primer lugar se aplica el esmalte elegido (hay una gama de colores bastante amplia), dos capas, se espera un poco (lo que tardas en pintar la otra mano) y aplicas el topcoat.

Estos dos productos hacen una reacción química que seca el esmalte en unos ocho minutos y queda ya fijado. No es necesario usar una base. A los ocho minutos ya puedes seguir con tu vida normal.

A pesar de no usar base el esmalte queda liso y no se notan grietas ni irregularidades en la uña aunque realmente las tengas. Además el acabado, gracias al topcoat, es muy brillante.

Si hablamos de la duración, la verdad es que tengo pensamientos enfrentados. Por una parte al día siguiente se me saltó un poco de esmalte, pero creo que posiblemente fue que se me descamó la uña porque quitando eso ha aguantado los primeros cinco días bastante bien.

Después del quinto día sí que ha ido empeorando exponencialmente, y en el séptimo día (en la foto) está ya bastante tocado; aunque hay que decir que bastante menos que un esmalte normal (que me duran tres días y gracias).



A la hora de quitar el esmalte hay que frotar, con ganas, pero no es necesario dejar las uñas en remojo de quitaesmalte ni hacer el asunto de enrollar los dedos en algodón y papel de plata para ablandar el esmalte. Es de agradecer que a pesar de no usar una base, tampoco mancha las uñas.

Tengo que decir que también me ha gustado mucho el servicio de Blendstudio. Además de servicios de estética también es tienda y se pueden comprar algunas marcas poco habituales como Ellis Faas, Oskia o Betty Hula entre otras. Podéis descubrir más en su ecommerce Blendstore.

domingo, 1 de junio de 2014

Exfoliante Corporal Suave con Aloe Vera Bio de Yves Rocher

Los meses de abril y mayo suelen ser pequeños infiernos laborales (y estudiantiles), y de ahí que el blog haya estado parado desde hace dos meses. Pero ahora que la carga de trabajo y estudios se aligera es momento de volver.

Y volvemos con una opinión del Exfoliante Corporal Suave con Aloe Vera Bio de Yves Rocher.

Sobre Yves Rocher, tengo que decir que me provoca un poco sentimientos enfrentados. Por una parte, se saben vender super bien y sobre el papel todos los productos parecen maravillosos. Luego voy a la tienda y miro los ingredientes o las texturas y no me lo parecen tanto, aunque depende un poco del producto supongo.

Compré este exfoliante con la idea de aprovechar una oferta que me mandaron y buscando algún producto que fuera más bien natural. El exfoliante de aloe viene con sello Ecocert, tiene aloe como 2º ingrediente y en general, me gustó la formulación.


El exfoliante es casi transparente y tiene un olor bastante peculiar. Aunque no lo sabría situar, así de entrada diría que huele a botica antigua y aunque es raro, no me ha disgustado aunque he visto por ahí opiniones de gente que no le gustaba demasiado.

Yo lo utilizo en la ducha, después de haberme enjabonado y aclarado el cuerpo. Lo masajeo unos minutos en la zona que me parece y a continuación lo aclaro con agua.

Un punto que hay que destacar es que es un exfoliante suave, muy suave, por lo que por esa parte no me ha entusiasmado demasiado. La verdad es que rascar, lo que se dice rascar, no rasca demasiado y no da la sensación de que exfolie mucho. Lo que sí es interesante, es que tras usarlo la piel queda súper suave, supongo que a consecuencia del aloe vera. 

De todos modos a pesar de que encuentro que usarlo es agradable y la piel queda suave no creo que lo vuelva a comprar. Más que nada que si es por suavidad, prefiero usar una crema hidratante después de la ducha y si lo que busco es un exfoliante me gusta que rasquen un poco más.

domingo, 23 de marzo de 2014

Contorno de ojos de Angélica de L'Occitane

Después de terminar con el contorno de ojos de aguacate de Kiehl's me puse a buscar uno nuevo. No quería repetir con ese porque se me estaba haciendo un poco graso y quería encontrar algo que no requiriera meter el dedo para usarlo.

Por otra parte, no quería gastarme mucho (para lo pequeños que son, los contornos de ojos están por las nubes) y tampoco quería algo demasiado petroquímico. En L'Occitane me enseñaron el contorno de ojos de la gama de angélica, que viene en un tubito de cristal con roll-on (bien, no hay que meter la zarpa) y que costaba 20 euros. Además, estaban de promoción y me regalaron una caja de lata con 4 tubitos de diferentes versiones de su crema de manos (el tamaño mini, de 10 ml).

¿A qué son monas?

He probado otros productos de la gama de angélica y soy muy fan de la mascarilla. La crema hidratante (probada mediante muestras) también está bastante bien, muy ligera y sin dejar sensación grasa o pegajosa.

El contorno de ojos, más que una crema es un líquido viscoso que incluye, además de extracto de raíz de angélica y aceite de semilla de almendras dulces, entre otros.

Ingredientes del contorno de ojos de angélica de L'Occitane

El formato en roll-on resulta cómodo, rápido y además la bolita metálica da sensación de descongestionar la zona cuando utilizas el producto. No se si realmente quita las bolsas, cómo promete, porque tampoco es un problema que tenga; las ojeras no las mejora aunque yo lo compré cómo hidratante, y no como antiojeras.

Como hidratante hay que decir que la mejora es gradual. El primer día que te lo pones no notas un cambio inmediato pero al cabo de unos días (yo lo noté en unos 4-5) vas viendo cómo la piel está más hidratada, y en mi caso dejé de notar tirantez y molestias en la zona del contorno.


Me gusta porque si se usa antes del maquillaje no hay problema aunque luego utilices algún corrector, y se absorbe lo suficientemente rápido cómo para no tener que esperar demasiado tiempo para empezar a maquillarse.

Algo que no me está convenciendo, es que me da la impresión que se gasta mucho más rápido que los formatos en crema. Imagino que esto se debe a que su textura es muy líquida y se acaba usando más que las cremas, que cunden más.

La verdad es que aunque ahora estoy contenta con él y cumple con lo que esperaba, cuando se me termine iré probando otros porque aunque no está mal, tampoco es que me haya cambiado la vida.

jueves, 27 de febrero de 2014

Pasándome a lo natural (en cosmética)

De un tiempo a esta parte vengo sintiéndome bastante decepcionada con la industria cosmética convencional, y estoy pensando en pasarme de forma seria a la cosmética natural, a pesar de no haber sido nunca especialmente defensora y creer que la quimifobia no está justificada. Y os voy a contar el motivo.

En general, tengo que decir que nunca me he creído los milagros de las cremas que anuncian eliminar arrugas, ojeras, manchas y otros problemas específicos. Así que cuando he ido a comprar algún producto buscaba algo que tuviera una sola función simple y cumpliera esa función. Mi colección de cremas se podría resumir en una hidratante con factor solar, un contorno de ojos, una crema de cuerpo y una de manos. Fin.

Como comenté hace tiempo en el blog, buscaba una crema hidratante para la cara que fuera simple, que no tuviera ni factor solar para usar por la noche en épocas que noto la piel muy seca. Al querer buscar algo sencillo y mirar gamas medias me di cuenta que todo lo que encontraba llevaba aceite mineral, un ingrediente que a mi piel le sienta fatal.

Al final, o te ibas a cremas de +30€ o te ibas a la cosmética ecológica porque no había nada que fuera asequible, masivo y cuya composición no fuera terrible.

Pero no sólo eso, basta ver que casi cualquier crema de manos lleva como principales ingredientes aceite mineral. ¿Hidrata? No, pero como deja las manos suaves al "plastificarlas" pues ya da el pego.
Y lo mismo con cremas de cara o de cuerpo; un festival de derivados del petróleo y siliconas; además de alcohol (aunque esto es otro tema, porque muchas cremas ecológicas también lo usan con demasiada manga ancha).

Y no es únicamente un problema de cremas baratas. Algunas tan caras como las de La Mer o el contorno de ojos de Bobbi Brown (dos ejemplos que nombro porque he visto los ingredientes y no son productos baratos precisamente) llevan este tipo de ingredientes. Me parece muy bien que lleves una ínfima parte de moléculas de no se qué alga que tiene no se qué beneficio, pero ¿de qué me sirve ponérmela con un puñado de ingredientes de mierda?

Hay que decir que tampoco la cosmética natural siempre es perfecta, que a veces te encuentras genios que te preparan una hidratante con ingredientes tipo alcohol, aceite de lavanda, aceite de cítricos, etc. que más que hidratar... te machacan la piel. Pero sí que es cierto que veo que es más fácil encontrar formulas que me gusten en la cosmética natural que en la convencional.

¿Y los precios? Pues, es cierto que hay algunas marcas naturales que son muy caras y que a nivel de precio no quedan muy atrás de marcas de perfumerías pero he encontrado un par que me ha gustado lo que he probado y no se disparan.

Una de estas marcas es Green People. Esta marca, de origen británico, es bastante fácil de encontrar en España. Evitan ingredientes como los derivados del petróleo, las siliconas, los parabenos o el alcohol, por mencionar algunos. Tienen una variedad de producto muy amplia, desde cremas hidratantes del rostro a champús pasando por pasta de dientes o tratamientos corporales. 

Hidratante facial de Green People
Y unos precios bastante ajustados. La crema hidratante facial con factor solar cuesta unos 20€ (50 ml), una loción corporal con aloe vera sobre los 25€ (200 ml) o 16€ (50 ml.) el exfoliante facial.

Otra marca que me ha gustado es Cattier. De origen francés, ofrece también todo tipo de productos desde cremas a jabones con certificación bio y evitando ingredientes como los derivados del petróleo, parabenos, etc. Los precios están bastante bien también; una hidratante (50 ml.) por unos 20€, exfoliante (75 ml.) por 15 o 8€ por las leches corporales (200 ml.).



Me gusta también L'Occitane porque aunque no tiene un enfoque únicamente de cosmética ecológica, si que encuentro que intentan ofrecer productos más naturales que otras marcas, aunque sí que es cierto que aquí se dispara el precio.

En resumen, creo que a medida que vaya reponiendo los productos que se me vayan terminando voy a buscar alternativas menos convencionales, pero a mi parecer más sanas.

¿Os tira la cosmética natural u os funcionan bien los productos de siempre?¿Miráis las formulas y los INCI de los productos que compráis?

miércoles, 5 de febrero de 2014

Chie Mihara: preciosos zapatos

Aquí va un post aspiracional. Nunca me he comprado un par de zapatos de Chie Mihara, pero siempre los estoy mirando; e incluso me los he probado en tienda (con la esperanza de que quedaran mal, o hicieran daño y desencapricharme. Pero no). Pero vayamos al principio.

Chie Mihara es una diseñadora de zapatos y bolsos. Tiene un estilo de zapato muy reconocible, del tipo que lo ves en los pies de alguien por la calle y dices "Estos son de Chie Mihara". 

Por poner un poco de historia, Chie Mihara es una japonesa que después de pasar su infancia en Brasil y estudiar diseño en Nueva York acabó mudándose a Elda (Alicante). En 2001 crea su marca y se dedica, en Elda, a la fabricación de zapatos diseñados por ella con la idea de ofrecer zapatos bonitos y cómodos. Y lo son.

A lo de cómodo no puedo atestiguar tanto, porque aunque cuando pruebas en la tienda lo parecen y mucho no los he podido probar durante mucho tiempo. Pero bonitos, lo son mucho.

Sus diseños tienen cierto estilo retro tipo años 20, y aunque muchos de los zapatos que tiene son de tacón, es un tacón cómodo y estable, huyendo de los de aguja. Hay colección de invierno y de verano, por lo que se puede encontrar desde botas a sandalias pasando por zapato plano, botines, etc.

Los precios empiezan alrededor de los 250 euros (aunque en rebajas se pueden encontrar algunos modelos por 180-190 euros) para los zapatos más sencillos y llega hasta algo más de 400 euros para las botas más elaboradas y con más material.

Nunca me he acabado de lanzar a comprarme uno de estos zapatos por dos motivos; uno que de por sí, tengo una cantidad considerable de zapatos. Y dos, que no se hasta que punto les daría uso porque normalmente llevo zapatos más bien planos; y teniendo en cuenta que el precio no es barato, si me gasto esa cantidad en unos zapatos me gustaría que fuera algo que realmente vaya a usar.

Os enseño primero algunas de las sandalias que saldrán este verano (¡y hay alguna plana!). Todas las fotos están cogidas de su tienda online.






Su punto fuerte son los zapatos tipo salón; todos preciosos.







Y un par de botas de este invierno. Las granates son fantásticas.



¿Conocíais la marca? ¿Tenéis algo de Chie Mihara?

viernes, 24 de enero de 2014

Restaurante Josephine (Berlín)

La semana pasada estuve en Berlín a causa de la feria de Bread & Butter. Aunque al mediodía comía en la feria (comida tirando a mala, pero podría haber sido peor, siendo comida de feria) aunque por la noche cenaba fuera.

Tengo que decir que no soy muy fan de la comida Alemana. No sólo la comida alemana, si no en general cómo cocinan; es un poco el festival de la mantequilla y su gastronomía es un poco pesada para mi gusto.

Uno de los sitios que estuvo bien fue un pequeño restaurante llamado Josephine, situado en la calle Bergmannstraße, 97. Es un restaurante regentado por una chica francesa con una mezcla de cocina francesa y alemana, que para lo que estuvimos comiendo destacaba bastante.
 


De primer plato pedimos una ensalada con mozarella, con una presentación bastante curiosa. Esperábamos una ensada al uso, con trozos de mozarella, pero lo que nos sirvieron fue una ensalada de tomate acompañada por un rollito hecho de una masa tipo crêpe pero crujiente rellena de mozarella fundida; muy buena.


Como entrante, pedimos también flammenkuchen, una especie de pizza con una masa muy fina y crujiente tipo pan, que lleva queso y nata líquida y se le pueden poner ingredientes varios encima. La nuestra era vegetariana y llevaba tomate y un poco de pesto. Muy rica y además se hace ligera.


El plato fuerte fue pollo al estragón con una guarnición de verduras y una especie de pastelito de patata. Tenía un toque picante y lo cierto es que me gustó mucho y tanto el pollo como el acompañamiento estaban bien tanto de sabor como de preparación.

Si eres una persona de comer mucho puede que no quedes lleno, pero para mi las raciones fueron más que suficientes.


Finalmente de postre pedimos coulant de chocolate, que venía acompañado de helado de vainilla y un pastelito de hojaldre con pera.


El coulant estaba bien y era correcto; el pastelito de pera era espectacular; voló en un momento.

Una cena a la carta puede salir por unos 25-30 euros dependiendo de los platos (por ejemplo había algunos platos de carne como cordero que eran más caros que el pollo) y sin vino; aunque el agua en Alemania es inusualmente cara (tranquilamente pueden cobrarte 4 euros por una botella de 75 cl.).


Josephine
Bergmannstrasse 97, 10961 Berlín
+49 30 69598832